Logo Acreditación Logo Acreditación versión responsiva

Niall Binns

El investigador visita la UFRO en el marco de un proyecto de Fondecyt, dirigido por el Dr. Juan Manuel Fierro. Este profesor de literatura hispanoamericana es un profundo conocedor de la poesía chilena y autor de ensayos y antologías sobre escritores chilenos.

“Neruda y Teillier, rostros de la poesía” se denomina la muestra fotográfica, valioso archivo de propiedad de la Universidad de La Frontera, que permanece expuesta en la Biblioteca Central y que pronto iniciará itinerancia por ciudades de La Araucanía.

Presente en la ceremonia inaugural estuvo el profesor de literatura hispanoamericana de la Universidad Complutense de Madrid, Niall Binns, poeta británico actualmente radicado en España y quien llegó a la UFRO invitado a participar en el proyecto Fondecyt sobre memorias personales de políticos, religiosos y militares que vivieron el quiebre de la democracia y la instauración de la dictadura, guiado por un equipo de investigadores a cargo del académico y decano de la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades, Dr. Juan Manuel Fierro.

Esto, porque a su vez Niall Binns se encuentra investigando la intervención de diversos intelectuales en la Guerra Civil española y sus repercusiones en América Latina. “Estamos comparando nuestros métodos de trabajo de rescate de la memoria a través de seminarios con profesores especialistas de esta Universidad. A nivel conceptual, las dos investigaciones tienen aspectos en común”, explica.

“Hay muchas coincidencias entre las experiencias de la República española y la Unidad Popular, época de tantas esperanzas y después de tantos momentos rotos y violentos. Ese es el encuentro intelectual entre el proyecto de Juan Manuel Fierro y el mío, y cómo estamos planteando este interés por la recuperación de la memoria en tiempos tan distintos”, indica.

ELEMENTOS COMUNES

De todo lo ocurrido previo a la Guerra Civil, ¿qué hecho marcó más a la sociedad española?
Parece imposible no recordar cuando Simón Bolívar habló de España como la "desnaturalizada madrastra", pero cuando llega 1931 se tumba la monarquía y es como si se pudiese empezar de nuevo. Es un momento bellísimo de redescubrimiento de repúblicas hermanas.

En ese momento la Constitución española establece que cualquier latinoamericano podía tener la ciudadanía española sin renunciar a su nacionalidad de origen. Este fue el inicio de una serie de gestos por parte de España que indicaban que desde entonces se partiría de cero.

Y cuando estalla la Guerra Civil...
Fue una forma de clausurar toda esa época. En el caso de Neruda, vive un cambio cuando sabe de la muerte de su amigo Federico García Lorca, y sólo una semana después se publica un poema anónimo en la revista “El mono azul”. Era su primer poema político “Canto a las madres de los milicianos muertos”, con el que pasa a ser una figura central en la movilización internacional de los intelectuales y por supuesto de la movilización chilena.

¿Qué otro chileno aparece en esta historia?
Juvencio Valle aparece como corresponsal de (la revista) Ercilla, representando también a la alianza de intelectuales que había fundado el propio Neruda. Entonces nosotros estamos investigando a estos autores de toda esa etapa en los años de la Guerra Civil de España que se clausura con ese viaje de Neruda representando al Gobierno de Pedro Aguirre Cerda, para rescatar a dos mil 300 españoles en el Winnipeg. Una hermosa historia.

¿Qué experiencia le dejó a Neruda la Guerra Civil?
La figura de Pablo Neruda es clave cuando años después regresa de París. En el Estadio Nacional de Santiago es el primero en advertir que había que evitar una guerra civil en Chile, "porque yo ya la he vivido", dijo aquella vez.

¿Cuál fue la diferencia entre la Guerra Civil en España y el golpe militar en Chile?
La Guerra Civil aquí, tal cual, no existió. No hubo un país dividido luchando entre dos zonas representando a los franquistas y los republicanos. Además, después del triunfo de Franco fueron 36 años de dictadura, comparados con los 17 años de acá. En Chile fue diferente, pero con muchos elementos en común. Lo más fuerte fue que para el funeral de Franco, el único jefe de Estado que asistió fue Augusto Pinochet. Allí se ven esos vínculos.

POETAS EN CHILE
Binns estudió en Oxford, Santiago de Chile y en Madrid, y ha vivido también en París y Coimbra. “Vine a Chile por primera vez en marzo de 1991, permanecí dos años y medio estudiando un magíster en la Pontificia U. Católica de Chile y he vuelto en muchas ocasiones”, comenta, destacando su interés y conocimiento de la poesía chilena, especialmente la de Nicanor Parra, Jorge Teillier y Enrique Lihn, de los cuales ha publicado varios textos.

¿Cuándo comienza tu interés por el rescate de los poetas chilenos?
Descubrí la poesía chilena a los 18 años cuando pisé por primera vez un país de lengua castellana. Antes de ir a la universidad en Estados Unidos viajé a México y compré un libro de poesía en español, sin saber nada de español, cuyo último capítulo comenzaba con los primeros versos del Poema 20, que son muy fáciles porque si no sabes español pero sí sabes latín los puedes comprender con facilidad. Cuando regresé al Reino Unido lo primero que hice fue comprar un libro de Neruda en edición bilingüe. Ese fue mi primer contacto y años después viajé a Chile a hacer un magíster, fue cuando descubrí a Nicanor Parra, Jorge Teillier, Enrique Lihn. Ahí la poesía chilena fue cautivándome.

¿Cree que desde ahora, con este archivo fotográfico, se comenzará a marcar la presencia de Neruda en estas aulas?
Sin duda. Aunque ya se ha dicho todo sobre Neruda, sigue siendo el gran poeta desde el Siglo de Oro. Entonces que esté aquí, en estas imágenes, junto a otro grande que es Jorge Teillier, en la Universidad de La Frontera es sensacional, lo más importante de Temuco en este universo de las letras, es que se sostiene en gran medida gracias a estos dos poetas.

¿Cómo es su vínculo con Chile y con Temuco?
Soy británico, de padres escoceses y he descubierto un vínculo entre Temuco y Escocia. Este tiempo (clima) no lo he visto desde hace 25 años. Estuve en Edimburgo hace un par de años y hay muchos investigadores interesados en la flora y fauna del sur de Chile, que hasta mantienen un jardín botánico lleno de flores chilenas. En Temuco me siento como en Edimburgo.

Cuando hice mi magíster hace 25 años permanecí dos años y medio. Después he vuelto unas 15 veces y mantengo una relación muy viva con algunos poetas y ciertas universidades chilenas, preferentemente con la UFRO.

¿Y ha vuelto a visitar a Nicanor Parra?
Espero verlo a fines de este mes. Recuerdo haberlo visitado cuando cumplió cien años y un día. "No hay nada peor que cumplir cien años", me dijo, "porque viene la Presidenta a saludarte, vienen todos los amigos, llega la familia, te dejan la casa hecha una cagada y nadie vuelve más…". Espero verlo pronto porque me acoge con mucha cordialidad.

escrito porEscrito por: Guillermo Chávez