Logo Acreditación Logo Acreditación versión responsiva

El fin

“Mi primer día de universitario”, invitó a 16 alumnos de segundo, tercer y cuarto año medio del Complejo Educacional Maquehue. Esta iniciativa es impulsada por el Programa Rüpü.

Una nueva delegación de estudiantes de establecimientos rurales recibió el Programa Rüpü, “Mi primer día de universitario”, que en esta ocasión invitó a 16 alumnos de segundo, tercer y cuarto año medio del Complejo Educacional Maquehue, integrado en su mayoría por jóvenes mapuches que conocieron en terreno detalles de la vida universitaria y dependencias de esta casa de estudios.

A cargo de la profesora Yesenia Salazar y guiados por cuatro tutoras del programa, los jóvenes compartieron con la Agrupación Escalada de la UFRO y se atrevieron a desafiar las alturas, antes de almorzar en el Casino Las Araucarias como un grupo más de estudiantes universitarios.

El Complejo Educacional Maquehue es un establecimiento de sólo 35 alumnos. Casi todos ellos son de situación económica vulnerable. Viven a distancias muy lejanas, y aunque algunos disponen de furgón, hay otros que deben caminar dos horas a lo menos para llegar al colegio, comenta la profesora jefa. “Estudiar es muy sacrificado para ellos”, agrega.

SUPERACIÓN


Ese sacrificio es el que los motiva a la superación y al deseo de continuar un estudio superior, ya que el establecimiento es científico humanista y prepara a los chicos para la PSU. “Hay estudiantes bastante buenos que yo considero que tienen las capacidades para poder entrar a una universidad. Los que visualizamos que no tienen interés son los menos”, advierte la docente.

Durante la jornada de permanencia en la Universidad de La Frontera, los jóvenes no pudieron disimular su asombro por sus amplias dependencias y cuando visitaron la Sala Nocturna. También participaron de una clase con el académico de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales, Patricio Núñez, sobre contaminación de los suelos y recursos naturales.

Así, con el furgón esperándolos en el estacionamiento del Gimnasio Olímpico, los estudiantes retornaron a sus hogares con la certeza de que la universidad no es algo imposible para ellos.



Paola Urrutia

Paola Urrutia. Tercero medio.

“Lo que más me llamó la atención fue la charla que nos ofrecieron sobre los mitos que existen de la universidad, ya que uno piensa que todo es verdad pero no es así. Me convencí de que posible llegar aun viniendo de lugares muy lejanos. Alguna vez pensé en estudiar Pedagogía en Matemáticas, pero esta visita me convenció definitivamente”.

Juan Carlos Coilla

Juan Carlos Coilla. Segundo medio.

“Fue una experiencia muy grata porque pude experimentar lo que vive un universitario día a día. Al entrar a una clase uno ve que no es tan distinto de lo que se pasa en los liceos. Eso me da un impulso y me proyecta hacia el futuro con alguna idea en mente, aunque ya lo mío es la pedagogía en Educación Física, pero como me faltan dos años puedo cambiar”.

Leandro Cepeda

Leandro Cepeda. Tercero medio.

“Me pareció oportuna esta visita porque estamos viendo lo que en los próximos años nos espera. Estamos como recorriendo nuestro futuro. Lo que más me llamó la atención fue que desmintieron lo que nos han hecho creer los profesores o algunos compañeros, de que para nosotros la universidad es imposible. Aún no sé qué estudiar, pero seguro es que entraré al grupo de teatro”.



escrito porEscrito por: Guillermo Chávez
Dirección de Comunicaciones