Logo Acreditación Logo Acreditación versión responsiva

coloquio

coloquio

La jueza encargada de la primera investigación a fondo sobre el Sename en 2013, fue una de las invitadas al 5° Coloquio sobre Problemas y Desafíos de la Infancia y Juventud a nivel Nacional y Regional, realizado en la Universidad de La Frontera.

“Estudios internacionales indican que por cada tres meses que un niño permanece institucionalizado, pierde un mes de desarrollo”, dice categórica la jueza Mónica Jeldres, conocida magistrada a cargo del primer estudio en profundidad sobre la situación de los niños y niñas del Sename, realizado en 2013.

La jueza participó en la quinta versión del coloquio sobre problemas y desafíos de la infancia y juventud, organizado por la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades y la Facultad de Medicina, a través de los académicos Raquel Lara y Edoardo Tosti Croce, respectivamente.

En este tema los organizadores han desarrollado un exhaustivo trabajo académico mediante el Centro de Investigación sobre Infancia y Juventud y el Observatorio sobre Infancia y Juventud. En ese marco, se han ocupado también de generar instancias de dialogo con actores clave.

Es por eso que en la actividad, además de la magistrada Jeldres, participaron el diputado René Saffirio, la jueza María Pilar Villarroel, el abogado del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Alexis Aguirre; y las ex integrantes de hogares de menores, Erica Fuentealba y Uberlinda Parra, las dos últimas compartieron con los asistentes un impactante relato sobre la dramática vida en un hogar de acogida.

“Estar en un hogar no es bueno, se pierde el vínculo con la familia. Nosotros sufrimos abusos de todo tipo, nos hacían trabajar, nos medicaban para que no despertáramos en la noche, nos denigraban. Nuestra autoestima se vio profundamente afectada y hoy el sistema está peor que antes”, comentó Uberlinda quien ingresó a los 4 años al hogar Ruca Tami.

Más de 30 años después, ella junto a varias otras integrantes de hogares de menores, formaron la agrupación Fénix, entidad orientada a dar a conocer esta realidad y cambiar el sistema de residencias masivas.

INNECESARIO ENCIERRO

El diputado René Saffirio, también desestimó la conveniencia de la institucionalización y afirmó que es necesaria una ley marco de los derechos de la niñez, pues hasta hoy existe una violación estructural de los derechos humanos de niñas y niños.

En ese contexto, la magistrada Jeldres dijo que es hora de actuar. “Ya hay suficientes informes y lo cierto es que el Estado no ha sido capaz de brindar protección real a los niños de Chile”, dijo. A su juicio, el foco para comenzar a solucionar este problema debe ponerse en las familias de acogida, al menos para los menores de tres años. En ese punto fue concluyente. “Ningún niño de cero a tres años debería pisar una residencia, pero para eso el foco debe ser la familia de acogida”.

Por otro lado, denuncia que no se ha hecho un trabajo serio y eficiente con las familias de origen, al menos el 30 o 40% de esos niños deberían volver con sus familias de origen, en el caso de aquellos niños que ingresan por inhabilidad parental.

“No saldremos adelante si no tenemos familias de acogida para este segmento y un trabajo riguroso con la familia extensa, apoyándolos en su casa, en su territorio. Solo aquellos niños con problemas graves podrían seguir institucionalizados, pero en hogares profesionalizados, más acceso directo y prioritario a salud”.


escrito porEscrito por: Karimme Riadi
Dirección de Comunicaciones