logo ufroUNIVERSIDAD DE LA FRONTERA sello acreditacion


Vicerrectora Pamela Ibarra copia

Formada al alero de la UFRO, con una historia de desarrollo profesional, personal y familiar ligada a esta casa de estudios, la tarea que enfrenta la vicerrectora Pamela Ibarra supone nuevas miradas, mantener lo bueno e innovar para integrar a estudiantes en un mundo globalizado.

Dirigir la Vicerrectoría de Pregrado, que es el corazón de la Universidad, con más de 9.000 estudiantes, 600 docentes y unos 1.300 cursos por semestre, representa para Pamela Ibarra, el más grande desafío de su carrera profesional.

Formada al alero de la Universidad de La Frontera, con una historia de desarrollo profesional, personal y familiar ligada a esta casa de estudios, la tarea que enfrenta supone nuevas miradas, mantener lo bueno e innovar para integrar a estudiantes en un mundo globalizado. Profesora de Biología y Ciencias de profesión, su trayectoria laboral ha estado vinculada al pregrado durante casi 30 años, tiempo más que suficiente que le da el expertise y conocimiento para entender procesos, cultura y dinámicas que se dan en esta área.

Incorporar el b-learning para mejorar la enseñanza en el aula de tal manera que los estudiantes aprendan en función de la comunicación, colaboración e interacción, actualizar el Campus Virtual y ayudar a cumplir el sueño de los jóvenes de ser profesionales, es su gran desafío.

Durante tres décadas usted ha estado ligada a esta casa de estudios, desde distintos escenarios. Hoy como vicerrectora de Pregrado, un cargo clave en la formación de estudiantes ¿cómo espera enfrentar esta tarea?

Asumo esta responsabilidad con mucho entusiasmo y responsabilidad, y desde el punto de vista de lo que significa ser vicerrectora y estar a cargo de los jóvenes que nos eligen para su formación profesional, lograr que se sientan acompañados y satisfechos con lo que la UFRO les brida; es de momento, el desafío que me convoca y que busco desempeñar de la mejor manera posible. El panorama de la educación superior requiere puntos de transformación trascendentales como los modelos de aprendizaje, la forma de acceder al conocimiento, los esquemas de gestión y administración los que deben adaptarse a la dinámica característica de la vida actual. Lo anterior, no lo voy a lograr sola, sino junto al excelente equipo que forma parte de esta Vicerrectoría y al trabajo de la comunidad universitaria, donde están involucrados docentes, estudiantes y administrativos. Requiero del compromiso de todos para poder lograr las metas que tenemos.

Todo nuevo directivo tiene sueños y visualiza cómo hacer mejor el trabajo. En ese contexto ¿cuáles son sus sueños para los próximos 4 años?

Mi sueño en la formación de pregrado es incorporar tecnología que permita facilitar el aprendizaje de los jóvenes, generar nuevos contextos, escenarios diferentes, entornos de aprendizaje, adaptados a las características y niveles de estudiantes en formación.

Un ejemplo de esto es que hace cuatro años que no se actualiza el Campus Virtual, tenemos una versión que impide que los estudiantes se conecten a través de su móvil para acceder a aplicaciones que permitan desarrollar actividades colaborativas y progresivamente ir alcanzando niveles de autonomía en el proceso de aprendizaje. Estamos trabajando desde ya y espero poder contar cuanto antes con una plataforma actualizada, con el fin de potenciar su rol de mediador de aprendizajes. Ese es mi primer sueño y desafío.

Por otro lado, tenemos que ir trabajando con los académicos en metodologías que preparen la clase de una forma diferente. Estamos implementando el aula inversa, donde los estudiantes adquieren contacto con un nuevo material fuera del aula a través de lecturas o lecciones en video, y luego el tiempo en aula se usa para realizar el trabajo más difícil de asimilación de conocimientos a través de estrategias como resolución de problemas, desarrollo de proyectos, debates, entre otros. Sueño con que los académicos podamos valorar que hay otras formas de enseñar; no digo que lo tradicional sea malo, sino que debemos tener en cuenta que los estudiantes que recibimos ahora, no son los mismos de hace 15 o 20 años. Hora están conectados a un móvil y como académicos debemos transitar en ese cambio. Y no es que la tecnología vaya a reemplazarlos, sino que es una aliada.

Estamos realizando una capacitación de docencia inversa para el aprendizaje con 18 académicos inscritos como respuesta a la necesidad de innovar la docencia, lo que para el equipo marca un hito y un desafío para los académicos que pondrán a prueba sus competencias didácticas y personales, lo que sin duda impactará en los aprendizajes, permanencia y rendimientos de nuestros estudiantes.

A nivel concreto, ¿cuáles son las metas a las que aspira?

A lograr diseños curriculares flexibles, articulados y pertinentes, con énfasis en el desarrollo integral de los estudiantes. Por otro lado, seguir favoreciendo una docencia activa centrada en el estudiante, de tal manera de mejorar nuestras tasas de retención y titulación real.

¿Cuál es la retroalimentación que tiene del trabajo que realiza la UFRO en materia de pregrado?

La UFRO es reconocida en las instituciones del Consejo de Rectores, hace muchos años que participamos activamente en diversas redes a nivel nacional. En pregrado somos pioneros en la formación integral, desarrollando en nuestros estudiantes competencias genéricas para desenvolverse no solo en lo profesional, sino que también para enfrentar la vida.

¿Qué mensaje daría a la comunidad UFRO respecto del pregrado?

Los invito a involucrarse en la formación del pregrado, que es una de las áreas más importantes, es lo que le da sentido a la Universidad, nos debemos a estos 9 mil estudiantes que han confiado en nosotros para su formación. En ese sentido, la calidad de la formación es clave. Tenemos que hacerla entendible y evaluarla permanentemente. Aspiro a una UFRO con el 100% de sus carreras de pregrado acreditadas por 6 o 7 años. Quiero lo mejor para nuestros jóvenes. Quiero que si entran dos mil estudiantes, esos dos mil se titulen y sean profesionales y, por supuesto que, si la carrera dura 5 años, puedan terminar en ese período; eso depende mucho de nuestra apuesta por la calidad y las estrategias de enseñanza-aprendizaje que planifiquemos como docentes.

VER CV VICERRECTORA PAMELA IBARRA

 


escrito porEscrito por: Gabinete de Rectoría