logo ufro sello acreditacion

Columna Rector Eduardo Hebel: “La PSU y la Calidad de la Educación en La Araucanía”

Cada fin de año la PSU se instala en el debate público. Independientemente de la crítica que podamos hacer al instrumento en términos de su validez para dar cuenta de la heterogeneidad cultural y lingüística, especialmente en nuestra región; no es menos cierto que los resultados que arroja su aplicación, evidencia enormes deficiencias de calidad educativa escolar y es profundamente segregador en términos socioeconómicos y en términos de género. 

Los resultados de este año para La Araucanía continúan mostrando la tendencia que hace años demuestra la enorme brecha que hay entre los establecimientos privados y los municipales y particulares subvencionados. Los estudiantes de estos dos últimos, constituyen cerca del 95% de los jóvenes que rinden la PSU. La brecha se hace más evidente con los establecimientos municipales que atienden a los estudiantes más vulnerables. Esa brecha es de casi 150 puntos (148 para ser precisos), se incrementa aún más si consideramos las comunas rurales, llegando a ser alrededor de 215 puntos para los casos más extremos.

Lo anterior no puede dejar a nadie indiferente. Menos a quienes estamos abocados al mejoramiento de la calidad de la educación en sus distintos niveles y modalidades. Ya es suficientemente malo que la región se muestre sistemáticamente bajo el promedio nacional en esta prueba de selección (8 puntos este año). Lo que agrava aún más la falta, es la distancia entre quienes, con mayores recursos, tienen más posibilidades de sortear con éxito esta valla que aquellos que siendo merecedores de mejores oportunidades, quedan marginados de la posibilidad de acceso a la universidad. En este sentido, la PSU profundiza las inequidades y exacerba las frustraciones.

Frente a esta situación, como Universidad de La Frontera renovamos nuestro compromiso con el desarrollo de La Araucanía y en particular con el desarrollo educativo de nuestros territorios. Contamos con las personas, con los equipos académicos, con el conocimiento y la voluntad política para contribuir a través de la formación de profesores de la mejor calidad, con investigación relevante para el desarrollo educativo y con redes de colaboración con los establecimientos educacionales donde ganaremos todos. Queremos sumergirnos tempranamente en la realidad de los establecimientos para empaparnos de los problemas que aquejan la educación y contribuir a diseñar e implementar las soluciones más novedosas a un viejo problema. No nos quedaremos de brazos cruzados frente a este angustiante problema.


REVISAR COLUMNA RECTOR EDUARDO HEBEL AQUÍ