logo ufro sello acreditacion

UFRO macro facultad

El proyecto, que se ejecuta en forma conjunta entre las tres instituciones, es financiado por CORFO, en la línea del programa “Nueva Ingeniería para el 2030”.

Los rectores de las universidades de Talca, del Bío Bío y de La Frontera ratificaron en Concepción el compromiso para dar continuidad a la segunda etapa de la MacroFacultad de Ingeniería- Chile, consorcio académico integrado por las tres instituciones en la línea del programa “Nueva Ingeniería para el 2030”, financiado por CORFO.

En el lanzamiento de la segunda etapa, efectuado en la Universidad del Bío Bío, protocolizaron el acuerdo a través de la firma de un acta de “Gobernanza y Sinergias”.

Desde 2014, el proyecto “Ingeniería de Clase Mundial en las Universidades Estatales Regionales de la Zona Centro-Sur de Chile”, es ejecutado por las Facultades de Ingeniería de las tres universidades y está orientado a formar ingenieros en base a un proceso integral, focalizando su quehacer en los ámbitos de formación, desarrollo y transferencia de tecnología, innovación y emprendimiento con base en I+D aplicada.

Durante la primera etapa, se diseñaron e implementaron estrategias y metodologías en sus dos áreas de trabajo: Formación en Ingeniería e Innovación y Transferencia. En esa línea, se apoyaron y levantaron iniciativas académicas y estudiantiles con financiamiento interno y externo; académicos y estudiantes desarrollaron pasantías nacionales e internacionales, se establecieron convenios con instituciones, universidades extranjerasy empresas multinacionales, y se formalizaron los acuerdos de armonización curricular y de asociación estratégica entre las tres universidades.

Además, se ejecutó una importante inversión en la construcción y habilitación de espacios, como los edificios de Ingeniería Civil y Ambiental en la UBB y del consorcio en la UFRO, junto al Laboratorio de Reproducción de Material Virtual en la U. de Talca.

“La MacroFacultad de Ingeniería ha fortalecido las tres regiones a través del mejoramiento continuo de las capacidades y competencias en capital humano, infraestructura y equipamiento para la investigación científico-tecnológica, orientada a desarrollar respuestas a los requerimientos del sector empresarial e implementando innovaciones en la formación de ingenieros”, explicó el director de la MacroFacultad de Ingeniería- Chile, Cristian Bornhardt.

La segunda etapa del proyecto cuenta con un aporte de CORFO del orden de los tres mil millones de pesos, con los que se proyecta consolidar los diseños del primer período.

“Vamos a ofrecer un programa de doctorado tecnológico conjunto y nos hemos comprometido a generar un centro de educación en ingeniería. También tenemos que implementar la armonización curricular comprometida y centrarnos en aspectos como la acreditación institucional, la movilidad estudiantil, la internacionalización y el fortalecimiento de la vinculación empresarial y con el sector público”, precisó Bornhardt.

Asociatividad, factor clave

En este escenario, el trabajo colaborativo entre las tres instituciones surge como un factor clave para asumir los desafíos planteados.

“La actividad académica en general no puede tener otra visión que no sea asociativa”, señaló el Rector de la Universidad de La Frontera, Eduardo Hebel. “La experiencia de la MacroFacultad es el ejemplo de esa asociatividad virtuosa. Este proyecto es emblemático a nivel nacional y va a marcar un hito en las futuras relaciones nacionales e internacionales entre las universidades”, aseguró.

Para el Rector de la Universidad del Bío-Bío, Mauricio Cataldo, los alcances de esta cooperación pueden tener un alto impacto en la población. “Los requerimientos del Chile actual no son los mismos que teníamos hace unas décadas atrás.

El mundo de hoy en día está basado en el conocimiento, y lo destacable es que se está realizando un gran esfuerzo para hacer un aporte a la innovación y al desarrollo”, indicó.

“El impacto del proyecto, en todas las áreas fundamentales del quehacer universitario, es profundo”, añadió el vicerrector académico de la Universidad de Talca, Claudio Tenreiro. “Es importante la multidisciplinariedad y el aprendizaje en estas condiciones implica nuevas metodologías y desafíos. Este proyecto apunta precisamente a entregar las herramientas que permitan acompañar el proceso de enseñanza de manera global”, cerró.

 

escrito porEscrito por: Mauricio Antivil
MacroFacultad Ingeniería