logo 2020 ufro header                                                                 01 streaming estatutos

UFRO benjamin vogel

Benjamín Vogel Mast, 1942-2021

Benjamín Vogel Mast nació en 1942 en Contulmo, provincia de Arauco. Sus estudios primarios los realizó en la Escuela Pública de Yungay y posteriormente en la Escuela Normal de Chillán. En 1959 se titula de profesor primario, obteniendo el primer lugar de su promoción.

A los 18 años se traslada a Santiago y comienza a ejercer la docencia, enseñando a leer a niños en el vulnerable entorno de una escuela de la recién formada Población San Gregorio, comuna de la Granja. Gran deportista y motivado por la fiebre del Mundial del 62’, se prueba frustradamente en el club Palestino para ser futbolista profesional.

Las vueltas de la vida lo motivan a preparase para dar el bachillerato y poder continuar estudios universitarios. En 1965, ingresa a estudiar odontología en la Universidad de Chile, un gran desafío, ya que paralelamente mantenía su trabajo de profesor. Después de 5 años de muchos sacrificios, recibe, en 1970, el título de cirujano Dentista.

Gracias a su gran empatía y tenacidad, apenas 1 año después de titulado como odontólogo, es aceptado en uno de los 7 cupos que ofrecía la Escuela de Postgrado, iniciando su especialización de Ortodoncia y Ortopedia Dento Maxilar. En 1971, ingresa como dentista a la planta militar de la FACH y en 1973 obtiene su título de especialista en ortodoncia.

En 1975, se casa con Olga Álvarez Schilling, con quien tiene 4 hijos: Patricia, Mónica, Roberto y Juan Carlos. Se traslada a Temuco, donde comienza a ejercer como dentista militar, llegando a ser comandante de escuadrilla.

Durante los años 80, paralelamente a su práctica privada como odontólogo, promueve un sinnúmero de actividades relacionadas al arte y la cultura en la región, además de participar activamente en el Colegio de Dentistas y el Club Aéreo de Temuco.

Su afición por la literatura lo llevó a ser columnista regular en el diario Austral de Temuco, donde por más de 20 años escribió semanalmente sobre diversos temas de la contingencia regional y nacional. También ha escrito algunos cuentos, uno de los cuales resultó finalista del Concurso de Cuentos de la revista Paula.

Otra de sus pasiones fue, sin duda, la música, integrando como violinista la Orquesta Filarmónica de Temuco. Durante años, fue presidente de esta agrupación, aportando en la creación de la Escuela Artística Armando Duffey, la Corporación Cultural y el Teatro Municipal de Temuco.

Durante los años 90, es invitado a formar parte del consejo de la Universidad de La Frontera como profesional distinguido, desde donde impulsa la creación de la 4ª Carrera de Odontología de Chile, en Temuco. Posteriormente, se desempeñó como profesor de Ortodoncia en la asignatura Clínica Integral del Niño, en la misma Universidad.

Junto a un grupo de ortodoncistas, crea en el año 2000 un centro para la atención de personas de escasos recursos, derivadas desde los consultorios y hospitales públicos de la región, el cual funciona hasta el día de hoy.

Durante 30 años participó activamente en el Rotary Club Internacional, donde impulsó un sinnúmero de actividades de ayuda al prójimo. Sin duda, para nosotros como niños nos marcó mucho los viajes que hacíamos junto al Rotary a la localidad de Casa de Piedra, donde acampábamos y compartíamos con la comunidad mapuche del lugar.

Entre el año 2007 al 2009, participa como profesor de la primera cohorte de especialistas en ortodoncia de la Universidad de La Frontera.

Muy querido por sus colegas y pacientes, el año 2010 se jubila como dentista y profesor de La Universidad, para asumir el desafío de trabajar como Director del Consejo nacional de la Cultura y las Artes de la Región de La Araucanía, cargo que ocupó durante 4 años y en el cual no pasó para nada desapercibido, ideando locuras como el Trawün.

Durante su vida en Temuco siempre fue el alma de la fiesta, cultivando grandes y diversas amistades, las que sin duda se acuerdan de él con cariño y atesoran más de alguna anécdota o aventura.

Durante sus últimos años de vida vivió en Petrenco, junto a su gran amor, nuestra madre, en la casa centenaria de los antepasados maternos.

El año 2019, recibió el reconocimiento de la Sociedad Chilena de Ortodoncia por su contribución en el desarrollo de la odontología y especialidad en Chile.

Cuando hace 5 años, su salud empezó a decaer, siempre mantuvo la fe y mucha fortaleza frente a los tratamientos que se debía hacer. Siempre que pensábamos que tiraría la esponja, nos sorprendía con sus ganas de vivir y seguir disfrutando la vida. Hasta hace poco seguía escribiendo, haciendo música e ideando una que otra locura.

Benjamín, fuiste un padre, hermano, esposo, abuelo y profesor excepcional. Marcaste positivamente a muchas personas y tus valores están forjados.

Roberto Vogel Álvarez


Fuente: Facultad de Odontología