Logo UFRO aniversario 40 anios                                                                 01 streaming estatutos

UFRO eduardo hebel

 

 

 

He querido hablar del diálogo en esta oportunidad. Un concepto tan utilizado, pero tan poco practicado en la realidad.

En la Clase Magistral que dictó el director ejecutivo del Centro Nansen para la Paz y el Diálogo, Alfredo Zamudio hace unas semanas, en el contexto de la inauguración del año académico de la UFRO, quedó explicitado que un diálogo hecho de manera correcta puede mostrarnos dónde están las coordinadas para enfrentar el futuro. Pero para eso, también hay que ser valientes, porque debemos hacernos cargos de nuestras creencias y desconfianzas, como también de las de nuestros interlocutores.

Creo que, primero que nada, debemos hacernos cargo de la verdadera interacción verbal con los otros. Últimamente no conversamos para escuchar, si no para responder. Y sin la escucha, es difícil comprender, empatizar o llegar a acuerdos. Tampoco conversamos, solo hablamos. Y en tiempos de crisis, como los que estamos viviendo, tanto en la contingencia sanitaria-política nacional como internacional, el diálogo nos puede salvar de tanta sin razón que hoy nos aqueja.

Adhiriendo a las palabras de Zamudio, la confianza y humildad son elementos esenciales para crear espacios seguros y tener conversaciones difíciles. Se trata de comprensión del momento, del o los interlocutores y de uno mismo. No es aceptar lo inaceptable, si no de escuchar y decir adecuadamente lo que uno piensa. Desde ahí es que podemos comenzar el viaje de la confianza, pero antes, debemos dialogar con calidad, franqueza y apertura. Y para ello, es que se necesitan valientes.

Entonces, el diálogo es también un “asunto” que se teje, se entrelaza y se prepara. Es encontrar la “hebra” de una situación o de una persona, para así desenredar todos aquellos malentendidos – ya sean históricos o de reciente data- y a la vez, entrelazar acuerdos, pactos y contribuir a la consolidación de relaciones interpersonales más equitativas en todos los niveles en los que nos desenvolvemos, y en un contexto más global, es la entrada para consolidar sociedades más justas y democráticas.

Eduardo Hebel Weiss
RECTOR



Compartimos enlace a columna de opinión publicada por Diario El Austral en su edición del viernes 30 de abril, con el título “Dialogar es para valientes”