Logo UFRO aniversario 40 anios                                                                 01 streaming estatutos

UFRO joaquin bascunan

La autoridad tendrá, entre sus prioridades, la implementación de la nueva Política de Gestión y Desarrollo de Personas de la UFRO, sobre la base de un enfoque participativo y basado en las personas.

Siete meses han transcurrido desde que el abogado y ex seremi del Trabajo y Previsión Social Joaquín Bascuñán Muñoz asumió la Dirección de Recursos Humanos de la Universidad de La Frontera. Su vinculación con la Institución se remonta a 2012, cuando ingresó como jefe de proyectos y asesor legal de FUDEA UFRO. Se ha desempeñado como docente del Instituto de Desarrollo Local y Regional (IDER) y también como secretario ejecutivo en el proceso de implementación del sistema URP Global 3000.

El desafío de asumir la Dirección de Recursos Humanos, lo realizó en plena pandemia de COVID-19, y si bien no ha sido una tarea fácil, señala sentirse bien, acompañado de buena manera por el equipo, quienes desde un comienzo le entregaron su apoyo y ayudaron a conocer mejor los procesos internos. “Sin lugar a duda, llegar a la dirección en virtualidad, fue un doble desafío”, agrega.

En agosto de 2018, cuando el Rector Eduardo Hebel Weiss asumió el liderazgo de la UFRO, lo hizo bajo el lema “las personas al centro”. En ese momento, declaró su compromiso irrestricto con los principios fundamentales para su gobierno universitario: las personas al centro, el respeto mutuo, la transparencia y la integridad; que cobran relevancia para una Dirección de Recursos Humanos, Unidad que asesora y apoya a la autoridad universitaria en la proposición, elaboración y formulación de políticas en materias de administración de recursos humanos.

Por ello, para Joaquín Bascuñán asumir la dirección fue un desafío ambicioso y motivante en lo personal, ya que parte de su vida profesional la ha desarrollado asesorando a sindicatos y asociaciones de funcionarios, precisamente para lograr mejores condiciones laborales. “Cuando el gobierno universitario pone énfasis en situar a las personas al centro, sumado a la implementación de la nueva Política de Gestión y Desarrollo de Personas, se convierte en una gran motivación, encaminada a plasmar anhelos de funcionarias y funcionarios de nuestra institución”, señala.

IMPLEMENTAR LA POLÍTICA DE GESTIÓN Y DESARROLLO DE PERSONAS
En 2018, la Rectoría, de acuerdo con el compromiso institucional establecido en su Plan Estratégico de Desarrollo 2013-2023 de formalizar una Política de Recursos Humanos, da inicio al proceso, con un enfoque participativo y centrado en las personas.

Esta Política de Gestión y Desarrollo de Personas constituye un aporte fundamental para la gestión institucional, ya que establece orientaciones y directrices que ubican a las personas al centro de su quehacer, promoviendo prácticas y acciones para su desarrollo y buen desempeño. Compromete los lineamientos que guían la gestión de personas al interior de la Universidad, tanto para los/as directivos/as, jefaturas y personas responsables de equipos, como también para todas las personas funcionarias de la Institución.

De esta manera, una vez cumplidas las etapas de diagnóstico, elaboración y validación, la Junta Directiva, en sesión extraordinaria virtual del 3 de septiembre de 2020, aprobó la “Política de Gestión y Desarrollo de Personas de la Universidad de La Frontera”.

Es precisamente la implementación de esta Política, uno de los principales desafíos de la Dirección de Recursos Humanos, que deberá adecuarse orgánicamente, pasando de ser una unidad de Recursos Humanos a una de Gestión y Desarrollo de Personas, que implica no solo un cambio de nombre, sino un cambio en la relación que la Universidad establece con las y los funcionarios.

“El énfasis de estas transformaciones está puesto en las personas, en considerarlas de manera integral y no solo como un recurso dentro de la Institución. El enfoque, es apoyar a las personas desde que ingresan, ayudarles a desarrollar al máximo sus capacidades y ser una guía y un pilar en el proceso de desvinculación. Es un beneficio para todos y todas quienes formamos parte de esta Institución y de la comunidad”, puntualizó el director.

PRINCIPIOS
Esta Política establece los lineamientos que guían la gestión de las personas al interior de la Universidad, bajo principios como el compromiso, la diversidad, la equidad de género, la excelencia, la igualdad de oportunidades, la no discriminación, la inclusión, el mérito, la no discrecionalidad, la probidad, la transparencia, el respeto por la identidad de género y la dignidad de las personas.

El director de Recursos Humanos destaca que esta Política contiene una serie de principios que deben estar presentes al momento de implementarla, siendo uno de ellos, precisamente, el respeto por la dignidad de las personas; sumado a una de las directrices, que tiene que ver con mejorar la calidad de vida laboral, la cual debe favorecer y resguardar el bienestar físico, mental y social de las personas, promoviendo ambientes respetuosos, equitativos, inclusivos, no discriminatorios, diversos y participativos. Todo esto contribuirá al bienestar personal y familiar de las personas que forman parte de la comunidad universitaria y, por ende, a mejorar los climas laborales.

LINEAMIENTOS
Las nueve directrices que componen la Política, son: Atracción, selección e incorporación de personas; Inducción; Capacitación, formación y perfeccionamiento; Gestión del desempeño; Desarrollo de personas; Ambientes laborales y calidad de vida laboral; Rol del directivo, las jefaturas y personas responsables de equipos; Gestión de la Participación y Egreso.

“Estos nueve lineamientos recogen toda la información adquirida en los procesos participativos, que nos indican cuáles son los ámbitos que las personas desean desarrollar o fortalecer, que van en directa concordancia con el Plan de Desarrollo Estratégico y las normativas establecidas por el Servicio Civil para la generación de políticas en materia de personal”, señala Bascuñán.

Actualmente, se está trabajando en establecer de manera conjunta la priorización de las medidas a implementar en el corto, mediano y largo plazo, donde además se designará a los responsables de cada acción.

 


escrito porEscrito por: Carmen Hernández Cifuentes
Dirección de Comunicaciones