Logo 2022 UFRO                                                                 UFRO universidad acreditada 6 anios

Cristian Campomanes

 

 

El sábado 14, se celebró el Día Internacional del Comercio Justo; fecha impulsada para visibilizar el potencial que tienen comunidades e instituciones por un desarrollo comercial asociativo, fundamentado en el diálogo, la transparencia, el respeto, la equidad, y en base a los 10 principios que fomenta la Organización Mundial del Comercio Justo (WTFO, en inglés).

Y en el marco de este día, quiero felicitar a las alianzas que impactan positivamente en las comunidades y en sus territorios, porque la Araucanía tiene potencial para este tipo de negocios y ya tiene protagonistas en Comercio Justo.

Acorde a la información del capítulo latinoamericano de WTFO, Fundación Chol-Chol y Hebras del Alma, ya cuentan con certificación internacional, y otros también buscan esta categoría, como la Cooperativa Folil Araucanía. En total, y en base a la información disponible, son 6 los emprendimientos ya certificados, y 7 más, están realizando estas gestiones. Con ello, hoy nos posicionamos cuantitativamente en la segunda ubicación, solo, tras Perú; quienes tienen un número mayor de certificaciones.
Por otra parte, en la región, la Corporación de Desarrollo Araucanía, junto a Araucanía Hub, entre 2019 y 2020, desarrollaron una mesa de trabajo donde realizaron un diagnóstico y un mapeo de emprendimientos; un seminario –donde se expusieron miradas regionales, nacionales e internacionales en la materia-, lo que generó un primer acercamiento por sensibilizar el Comercio Justo.

Desde IncubatecUFRO, queremos colaborar para que crezcan estos mercados y, para ello, invitamos a crear y a atreverse. En esta línea, junto a nuestros partners Banca Ética y Corfo, ya hemos propiciado apoyos; ejemplo de ello es Ecopura, proyecto de tejedoras de la cuenca del lago Llanquihue, a las que impulsamos su negocio, tras adjudicar un fondo por parte de la agencia de emprendimiento Estatal, para comercializar ropas con fibras de cáñamo, soya, algodón orgánico y alpaca, junto a lana 100% natural hecha a mano, lo que derivó en ventas para una empresa transnacional.

Se puede, La Araucanía puede, y ya existen instrumentos. Necesitamos involucrarnos con nuestras comunidades y realizar procesos que conecten a las personas con sus actividades comerciales; como el trabajo que lideró la Corporación de Desarrollo Araucanía o concretamente como las tejedoras del lago Llanquihue, que velan por un trabajo con rostro humano al rescatar costumbres, cultura, fortalecen el tejido social y son socialmente responsables y sustentables con un negocio que aman. ¡Desde ya, feliz día del Comercio Justo!

Cristian Campomanes Gutiérrez
Director General de IncubatecUFRO



Compartimos enlace a columna de opinión publicado por Diario El Austral en su edición del viernes 13 de mayo con el título "Comercio Justo: Una oportunidad para nuestra Araucanía"