Logo 2022 UFRO                                                                 admision 2024 b

programa acompanamiento

Por primera vez, los Programas de Acompañamiento de la UFRO llevaron a cabo un encuentro que reunió a más de cien Tutores Pares, y que tuvo como objetivo, fortalecer la educación socioemocional para los y las estudiantes que cumplen algún rol como facilitadores/as en áreas tanto académicas como de adaptación a la vida universitaria.

La actividad denominada “Apañémonos desde el aprendizaje socioemocional”, fue organizada por el Programa de Apoyo Académico al Estudiante (PAAU), Programa de Acceso a la Educación Superior (PACE), Programa Inclusivo de Acceso y Acompañamiento a estudiantes en situación de discapacidad (PIAA), Programa Yo Quiero Ser Profesor(a), Red Te Acompaño de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Empresariales, y Programa Más FECSH (+FECSH) de la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de La Frontera.

Este espacio tuvo como objetivo capacitar a los/as tutores/as en un aspecto socioemocional, a través de la charla magistral de la psicóloga UFRO Ailin Sandoval Domínguez, titulada “Las emociones: un puente para vincularnos mejor”, donde se abordó el mundo de las emociones y sus estrategias de regulación, para luego trabajar esta temática en talleres ejecutados de forma paralela por los equipos de profesionales de los programas de acompañamiento UFRO. De esta manera, se busca que los y las estudiantes que prestan apoyo a sus pares, tengan herramientas socioemocionales para enfrentar situaciones complejas, que salen de lo estrictamente académico.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE VINCULARNOS CON OTRAS PERSONAS?
Ailin Sandoval, habló de lo importante que es relacionarnos con otras personas para prevalecer y existir: “al nacer, nuestro cerebro solo se ha desarrollado en un 22%, si no tuviéramos una tendencia innata a vincularnos, moriríamos”, señaló.

Además, la expositora explicó que el vínculo desarrolla la seguridad, lo cual es primordial para los procesos de aprendizaje: “cuando hay situaciones de inseguridad, el cerebro se pone en alerta y se desactiva la capacidad para aprender, pero cuando la sensación de alerta disminuye, la capacidad de descubrir se eleva, por lo que estamos más dispuestos para aprender. Por esto, es importante que cuando realicemos acciones, las realicemos en un entorno seguro, de manera que el cerebro de la otra persona esté disponible para el aprendizaje”. En este sentido, puede inferirse que nuestra tarea es propiciar espacios emocionales seguros para la aproximación, para así generar un vínculo efectivo que motive al aprendizaje, con acciones que se alejen de la crítica, el enjuiciamiento, y por supuesto, la validación de las emociones.

Es habitual escuchar que las emociones deben mantenerse cautivas y que son asociadas a algo de segunda categoría, o incluso, que el sentirlas en algunos casos te invalida, porque son consideradas negativas; sin embargo, Ailin logró desmitificar esta idea, explicando que no existen emociones buenas ni malas, sino que estas reacciones involuntarias son una fuente de conocimiento que nos ayuda a la resolución de conflictos, como la toma de decisiones.

“Las emociones displacenteras, por desagradables que nos parezcan, nos ayudan; por ejemplo, el miedo, sin el cual nos extinguiríamos, ya que nos alerta. Nos ayuda a buscar refugio y protección frente al peligro. El enojo, que se asocia a lo que nos disgusta, nos ayuda a colocar límites. Así ocurre con la pena, que aflora cuando perdemos algo importante, y que con el paso del tiempo se convierte en un espacio de reflexión para seguir adelante”. Por ello, la profesional plantea que el reprimir las emociones nos puede situar en un escenario de mayor complejidad, donde nos sea difícil regular las emociones.

Esta instancia resultó ser un hito importante, ya que las acciones articuladas que decantaron en la generación de esta primera acción como red, buscan promover la cooperación entre los distintos Programas y Unidades de Acompañamiento de la Universidad.

La vicerrectora de Pregrado, Mg. Pamela Ibarra Palma, estuvo presente en el encuentro, destacando que “el rol que cumplen los tutores pares es sumamente importante. También, está dentro de la función que ellos y ellas sean capaces de aprender y, a su vez, capacitarse en este mundo de las emociones, porque las emociones también son parte del proceso formativo. Por lo tanto, a futuro, la Universidad pretende generar una red de apoyos, de acompañamientos, trabajando de manera colaborativa”.

FORTALECIENDO VÍNCULOS
Con una alta convocatoria y activa participación, los tutores y tutoras tuvieron la oportunidad de reunirse con estudiantes que cumplen el mismo rol, fortaleciendo de esta manera, los vínculos y la labor que desarrollan en los diferentes Programas.

Yaritza González, estudiante de Odontología y tutora del Programa PAAU y RUPU, mencionó: “la oportunidad que se nos da es algo súper enriquecedor, porque esto nos hace ver la Universidad como un todo y no solo enfocarnos en nuestro propio Programa, ni en nuestros/as propios/as estudiantes, sino relacionarnos para crear más vínculos con otros tutores, con otras unidades que tiene la Universidad y ver cómo trabaja cada una de ellas y cómo podemos retroalimentarnos, para así crear un mejor servicio para los y las estudiantes que están recién empezando su año académico”.

A su vez, Albert Vorpahl, tutor guía y estudiante de Ingeniería Civil Eléctrica, destacó: “todas estas actividades me han parecido súper acordes, en especial los talleres, porque hemos podido compartir muchas opiniones con otros tutores e intercambiar algunos problemas que se presentan frecuentemente y cómo darles solución. Entonces, el hecho de que podamos compartir con tutores y tutoras de otros programas, ha ayudado mucho a tener una visión más global de los problemas que hemos tenido y de cómo solucionarlos”.

La jornada se enfocó en entregar herramientas y tips para mejorar su rol, en especial, en este retorno a la presencialidad, donde la labor de los/as tutores/as ha sido fundamental para acompañar a quienes vienen ingresando a primer año.

 


escrito porEscrito por: Nicole Ibáñez Figueroa (Programa PACE-UFRO) 
Stephanie Molina Estuardo(Programa +FECSH-UFRO)