logo ufroUNIVERSIDAD DE LA FRONTERA sellos

Seminario LICSA1

Seminario LICSA2

Investigadora de la Universidad de La Frontera, midió la percepción del clima escolar en 2300 jóvenes de la Región y confirma que impacta directamente en rendimiento académico de los estudiantes.

Una percepción negativa del ambiente escolar y de sus profesores manifestó el 50% de los estudiantes de educación secundaria de La Araucanía, tras encuesta realizada a una muestra de 2300 jóvenes de la Región. Resultados que, además, confirman que el clima social escolar impacta en el rendimiento y son factores relevantes de la calidad de la educación.

Se trató de un estudio FONDECYT liderado por la Dra. Mónica Bravo-Sanzana, de La Universidad de La Frontera, quien aplicó el Cuestionario Clima Social Escolar (CECSCE), elaborado en España y validado en Chile, a 35 establecimientos educacionales de La Araucanía y, además, utilizó datos SIMCE 2015 para Segundo Medio en las pruebas de Lectura, Matemática, e Historia.

La investigadora del LICSA –UFRO pesquisó rasgos del clima social escolar y su relación con el rendimiento a través de dos subescalas que componen el cuestionario CECSCE y que en conjunto dan cuenta del clima social escolar: la primera subescala, midió la percepción de relaciones sociales establecidas con los profesores y la segunda, la percepción sobre las relaciones sociales con el entorno escolar.

Lo anterior, considerando variables contextuales de territorio (urbano-rural), tipo de enseñanza (Científico-Humanista y Técnico Profesional), género y dependencia de los colegios.

PROFESORES

Entre los principales hallazgos para la primera subescala, percepción de relaciones sociales establecidas con los profesores, Urbano-rural, la mitad de los estudiantes rurales perciben de manera más negativa el clima social con sus docentes, pero el valor más bajo de la medición lo declaró el grupo de estudiantes del mundo urbano.

Por tipo de enseñanza, los estudiantes de colegios Técnico-Profesional perciben de manera más negativa las relaciones sociales establecidas con los profesores (bajo el 50%), que los de colegios Científico-Humanista, pero a partir del 50% esta percepción se equipara.

El análisis por género indicó que las mujeres tienden a percibir mejores relaciones sociales establecidas con los profesores.

En cuanto a dependencia, los estudiantes de colegios municipales tienen una percepción más negativa hacia sus profesores, que los que estudian en colegios particular subvencionados.


ENTORNO ESCOLAR

En cuanto a la segunda subescala, percepción de relaciones sociales establecidas con el entorno escolar, clima de la escuela, una mayor cantidad de estudiantes rurales perciben de manera negativa el clima social de la escuela y coincide con la percepción negativa hacia sus profesores.

Por género, presenta el mismo comportamiento con la primera subescala, las mujeres tienden a percibir mejores relaciones sociales establecidas con la escuela.

En tanto los estudiantes de colegios municipales tienen una percepción más negativa de las relaciones sociales establecidas en la escuela, que los estudiantes de colegios particulares subvencionados.

PERCEPCIÓN VERSUS RENDIMIENTOS

La segunda mirada a los datos se realizó analizando las dos subescalas con el rendimiento en las pruebas SIMCE 2015.
En este sentido los principales hallazgos para la distribución del promedio sobre la percepción de las relaciones sociales con el entorno escolar, por dominio o asignatura, se encontró que, a mejor percepción del clima en la escuela, mejor rendimiento en todos los dominios, estableciéndose diferencias significativas solo para Matemática en todos los grupos. En los otros dominios esta diferencia se da entre los dos grupos de más bajo rendimiento, con los dos grupos de más alto rendimiento. Esto podría sugerir que las escuelas que relevan ambientes más acogedores, confiables y propicios para el aprendizaje, dan cuenta de mejores desempeños en esta materia.

“En la dimensión de resultados de aprendizaje los estudios en educación señalan que existe una relación directa entre un clima escolar positivo y mejor rendimiento. La percepción de los estudiantes respecto de un clima favorable en el aula, influye más en los aprendizajes que el efecto combinado de todos los demás factores. De acuerdo al Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE), el clima escolar fue la variable que más influyó en el rendimiento de los estudiantes de América Latina, siendo el ambiente acogedor y de respeto una de las claves para promover el aprendizaje entre los estudiantes (LLECE, 2008)” afirmó Mónica Bravo-Sanzana del LICSA-UFRO.

En este contexto, la doctora en Ciencias de la educación, Mónica Bravo-Sanzana aseguró tajante que “la evidencia demuestra que en la escuela, como espacio en el cual los niños y jóvenes pasan gran parte de su vida diaria, caracterizada por cambios biológicos, físicos y emocionales, un clima social escolar adecuado actúa como facilitador de estos procesos y, por el contrario, un clima social inadecuado actúa inevitablemente como obstaculizador. En este sentido, la mirada es no solo a observar el clima social escolar como un indicador de rendimiento sino que ampliar la mirada enfocándolo hacia el bienestar de la comunidad escolar”.