logo ufroUNIVERSIDAD DE LA FRONTERA sello acreditacion

UFRO fondef1

UFRO fondef2

UFRO fondef3

El Proyecto FONDEF, denominado SIGID-MMIDA, desarrollará un paquete tecnológico para la gestión de la intervención profesional con adolescentes. Así, se busca reducir la reincidencia delictiva y favorecer la integración social de quienes han sido sancionados penalmente.

Desde la década de los 80, un equipo de académicos del Departamento de Psicología de la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de La Frontera, ha desarrollado una línea de trabajo con adolescentes infractores de Ley. Desde entonces, han investigado y luego teorizado sobre los factores asociados a la comisión de delitos en esta etapa de la vida para comprender las trayectorias de vida de los adolescentes que delinquen, y generar estrategias de evaluación que permitan focalizar sus necesidades específicas de intervención y el diseño de programas de intervención pertinentes, ajustados a sus necesidades.

“Los más antiguos empezamos a trabajar en Sename en la década de los 80’, así pudimos observar sus dificultades y las que tiene el sistema, comenzando a teorizar primero e investigar después sobre las características de los adolescentes infractores”, explica el Dr. Ricardo Pérez-Luco sobre la trayectoria de trabajo desarrollado.

Para avanzar en la comprensión del fenómeno, el equipo de investigadores ha ejecutado diversos proyectos DIUFRO, FONDECYT y FONDEF, además de uno de Cooperación Internacional financiado por el Gobierno de Canadá, que les han permitido realizar variados aportes. Fue así como entre 2010 y 2014 ejecutaron un primer FONDEF que permitió formular lo que denominaron Modelo Multidimensional de Intervención Diferenciada con Adolescentes, MMIDA, marca registrada a nombre de la Universidad de La Frontera.

Este 2018, el equipo de investigación se da a la tarea dar continuidad al FONDEF D08i-1205, con el proyecto denominado SIGID-MMIDA, “Sistema Integrado de Gestión de Intervenciones Diferenciadas”, que tiene como núcleo una plataforma digital con aplicaciones Web y Móvil, que articula un formato de entrevista especializado, un protocolo de evaluación para la intervención con instrumentos validados, redes para la integración social y un sistema de seguimiento y evaluación de resultados e impacto.

FUNCIONAMIENTO DE SIGID-MMIDA

La plataforma es un sistema de gestión en que primero se identifican y registran los antecedentes sociodemográficos y sociodelictuales; luego se hacen evaluaciones con instrumentos que ya están validados para esta población. La evaluación permite definir perfiles de riesgo y necesidades de adaptación, posibilitando a los profesionales tomar decisiones respecto a qué es lo que se debe priorizar para la intervención y qué es lo que el adolescente necesita para modificar su conducta y su condición de vida, pudiendo planificar en la plataforma, acciones que no están predefinidas, para luego evaluar sus resultados en integración social y reducción de reincidencia (desistimiento).

“Lo que hace el SIGID es tomar la conceptualización de delincuencia adolescente, la metodología de evaluación y los criterios de intervención del MMIDA, para transformarlos en una herramienta informatizada que nos permite gestionar el trabajo, brindado a los profesionales mayor control sobre los resultados que obtienen. Así, esto se constituye en una importante oportunidad para mejorar la política pública en el área”, destaca el Dr. Pérez-Luco.

Metodológicamente se propone validar el sistema en sociedad con la Fundación Tierra de Esperanza (FTDE), socio previo que actualmente proyecta su trabajo en el área basado en el MMIDA. En los primeros seis meses se completará la plataforma, se especializará al equipo profesional que la pondrá en marcha y se habilitará con registro audiovisual una unidad de evaluación y seguimiento de los adolescentes derivados a los distintos programas que ejecuta la Fundación en La Araucanía.

Pedro Canales, director ejecutivo de Tierra de Esperanza, comenta el trabajo que ha realizado la Fundación basado en el MMIDA. “Lo que estamos haciendo ahora, continuando una tradición larga con la UFRO, es ir al diseño y creación de la plataforma SIGID-MMIDA que permitirá mejorar la eficacia de lo que hacemos con los jóvenes infractores. Hasta el momento eso va bien, acabamos de tener una reunión de directorio junto a la UFRO y FONDEF, para seguir avanzando en este proyecto de investigación que tiene una duración de dos años”.

Cristián Lagos, coordinador de CONICYT, señala que “nos vinculamos a este proyecto porque el área de ciencias sociales es prioritaria dentro de FONDEF. En este caso se trata de un proyecto financiado con aportes entre FONDEF, UFRO y Fundación Tierra de Esperanza”.

“Ahora hay una oportunidad extraordinaria en Chile, porque se termina el Sename y se crean dos nuevos servicios, que si realmente recogen la evidencia que aporta el conocimiento científico y toman decisiones en función de eso, la realidad chilena en el ámbito de la delincuencia va a cambiar en menos de 10 años. Pero si no, vamos a seguir teniendo los mismos problemas y, más aún, generando mucho daño a gente que ya está dañada y a su vez genera mucho daño”, asegura el Dr. Pérez-Luco.

INGRESOS A LA PLATAFORMA

El flujo de ingresos permite estimar una muestra cercana a 100 adolescentes, o sea un 40% de los atendidos, con sanciones promedio cercanas a 2 años; y dos grupos de control, 100 atendidos por la FTDE en Villa Alemana y Antofagasta y 100 de otros 22 OCAS que gestionan 201 programas atendiendo a 9.240 adolescentes en el resto de Chile.

Los datos para la comparación serán los registros de reincidencia delictiva de jóvenes ingresados en el mismo periodo, que se solicitarán al Ministerio Público y datos de integración social que se puedan obtener del SENAINFO.

El paquete tecnológico final contendrá la licencia de uso de la plataforma asociada a un programa de formación especializada, requisito indispensable para usarlo; además de manuales de aplicación e interpretación de pruebas y de entrenamiento profesional.

 

escrito porEscrito por: Claudia Palacios
Facultad de Educación, Cs. Sociales y Humanidades