Logo UFRO aniversario 40 anios                                                                 01 streaming estatutos

UFRO proyectos PUC 1

UFRO proyectos PUC 2

UFRO proyectos PUC 3

Como parte del jurado de expertos, debieron evaluar proyectos tecnológicos desarrollados por estudiantes de primer año para mejorar la inclusión de las personas mayores en la sociedad.

La Escuela de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) invitó a la directora de Ingeniería Civil Ambiental de la Universidad de La Frontera (UFRO), Dra. Marcia Zambrano Riquelme, a ser parte del jurado a cargo de evaluar los proyectos realizados por los y las estudiantes de primer año del curso Desafíos de la Ingeniería.

Esta invitación a oficiar como jurados fue extensiva también a tres estudiantes de la carrera de Ingeniería Civil Ambiental de nuestra Universidad: Millaray Trangol Sánchez, Valentina Parra Roa y Pablo Valladares Gajardo.

Junto a otro grupo de expertos, debieron evaluar una serie de proyectos tecnológicos desarrollados por los y las estudiantes que cursan la asignatura Desafíos de la Ingeniería y que, en este primer semestre, centró su plan de estudios bajo el lema “Contribuyendo a una sociedad más inclusiva. Diseñando soluciones para las personas mayores”.

Siendo esa la temática, los y las estudiantes trabajaron en el desarrollo de dispositivos tecnológicos orientados a contribuir a la inclusión de las personas mayores en nuestro país.

Estos proyectos, que abordaron temas como el uso de productos tecnológicos, tiempo libre, salud física y mental, entre otros, fueron presentados y evaluados en una feria tecnológica no presencial para elegir a los tres mejores equipos, de un total de 120 propuestas.

Sobre esta experiencia de participación, la Dra. Marcia Zambrano no duda en describirla como muy positiva. “Desde el año 2018 he participado como jurado, en un comienzo presencial y ahora virtual, y tener esta oportunidad es enriquecedora, ya que es posible apreciar cómo jóvenes de primer año se atreven a dar soluciones simples, creativas y didácticas con recursos limitados. Sin duda, es una magnífica oportunidad para conocer acerca del desempeño de un curso CORNERSTONE, curso de primer año de ingeniería que convoca alrededor de 800 estudiantes”.

En sus palabras, igual de contenta se muestra la estudiante de segundo año Millaray Trangol. “Personalmente, estoy muy agradecida por haber participado en una instancia como esta, ya que como futuros(as) ingenieros(as), debemos estar solucionando constantemente problemas de la vida real, utilizando todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance. Gracias a esta experiencia conocí un poco más de modelos digitales e innovación, elementos claves para la planificación de una solución. Por otro lado, esta experiencia ayudó a mi crecimiento personal, ya que pude poner en práctica todos mis conocimientos, tanto de diseño de ingeniería como de pertinencia al contexto para evaluar otros proyectos; fue interesante ser evaluadora y no evaluada”.

Por su parte, Valentina Parra, también estudiante de segundo año, dice que “esta oportunidad significó, primeramente, salir de mi zona de confort y ponerme en un rol más crítico. Por otro lado, esta experiencia me hizo poner en práctica todo lo que sabía sobre el diseño de proyectos, ya que el juzgar las ideas presentadas ese día, fue posible gracias a mis conocimientos previos. Finalmente, el haber estado en un ambiente completamente nuevo para mí, con otras ideas, metodologías, etc., significó un aprendizaje y el hecho que los organizadores de Desafíos de la Ingeniería de la PUC me hayan considerado apta para colaborar como jueza, me hace entender que mi participación fue también algo enriquecedor para ellos”.

En tanto, Pablo Valladares reconoce que “sinceramente, nunca pensé que, en tercer año de carrera, iba a lograr ser jurado en una feria tan importante y en una universidad de prestigio como es la PUC. La verdad, me sorprendió mucho conocer proyectos tan innovadores. Para mi formación es importante, es práctica para desenvolverse mejor en un futuro próximo, ayuda para los nervios, para mejorar el vocabulario técnico”.

En su estructura, el curso Desafíos de la Ingeniería apunta a ofrecer una experiencia de aprendizaje en la que los y las estudiantes se vean desafiados y motivados a realizar proyectos de diseño en ingeniería, a partir de un tema de interés actual y que contenga componentes de servicio a la comunidad.

Como bien explica la Dra. Zambrano, “Desafíos de Ingeniería considera el diseño de Ingeniería desde la etapa de la empatía, permitiendo situar a los estudiantes en la problemática; idear soluciones creativas; definir oportunidades de diseño; además de prototipar para representar la solución y el testeo, etapa que permite al estudiante volver a usuario y retroalimentar, y estos aspectos fueron los que tuvimos que evaluar como jurado”.

En cuanto a la vinculación que se establece a través de esta invitación, la académica UFRO valora el trabajo colaborativo con sus pares de otras Casas de Estudios Superiores e intercambio de experiencias.

En ese sentido, dice que “la experiencia ayuda a revisar opciones para generar los espacios que propician el diseño y, a través de la indagación, fortalecer habilidades comunicacionales vitales en educación en ingeniería, ya que son relevantes en el mundo laboral. También, es posible apreciar cómo estudiantes de primer año, que recién se encuentran en formación, acogen el desafío de diseñar sin tener todas las capacidades técnicas. Ello inspira no sólo a los docentes, sino también a los y las estudiantes que hoy, desde segundo año, también participan como jurados”.

A lo anterior, la Dra. Zambrano agrega “nos motiva a acometer los problemas reales que presenta la Región de La Araucanía y que se abordan con estudiantes de pregrado a través de diferentes iniciativas de la Facultad de Ingeniería y Ciencias. Una de ellas, y que conozco más de cerca, son las Clínicas de Asistencia Ambiental”.


escrito porEscrito por: Daphne Bormann Parada
Facultad de Ingeniería y Ciencias